Patricio Escobedo, en el Hall del Ingreso

Beatriz Medina es alumna de Patricio. Miren el mail que le envió cuando Patricio le agradeció porque había ido a la inauguración de su muestra:

Patricio, la agradecida soy yo. Hace mucho que quería conocer tu obra y por eso estuve allí. Asistí entonces a ese juego tan especial, tan sutil que proponés, a esta entrega de bocados de infinito… El pequeño círculo, como elemento básico, se multiplica en relaciones y colores  sobre un soporte que adquiere protagonismo y dice lo suyo, soporte que habla de sí mismo, se presenta, se muestra, actúa, dialoga con los elementos dispuestos de múltiples maneras. Tal vez en interacciones secretas que se escapan al observador apresurado. Surgen entonces  posibilidades que desafían la imaginación y que uno sospecha, no terminan ahí. Además no puedo evitar  suponerte en tu propio accionar con el sacabocados, haciendo acopio de pequeños círculos*, bocados que Fabriano digiere y devuelve en asombrosas estructuras. Trabajo de orfebre y artesano en momentos de soledad que no es tal, dada la riqueza del interjuego de imaginación y materia. Es un planteo que, llevado a un código musical, anticipa inesperadas melodías, la sola disposición las sugiere en cada trabajo. Por lo tanto tu obra está viva, promete, incita, nos pone en contacto con lo infinito, este  diálogo podría no tener fin e, incluso, uno quisiera seguir internándose en el misterio.
Así que soy yo la que te digo: ¡Muchas gracias!
                                       Con todo mi afecto, señor profesor: Beatriz.
 
* “El círculo ha sido empleado como símbolo de la Eternidad y de la Unidad. Como eternidad porque no tiene principio ni fin y siempre retorna al mismo punto. También por esta razón simboliza el Universo, no hay punto donde comience ni punto donde tenga fin, entonces todo lo contiene y no hay nada fuera de él, por ello es símbolo de la Unidad.  También simboliza el Destino, Hado o Necesidad y la ley cíclica porque a medida que la rueda de la vida gira los ciclos retornan marcando en la naturaleza la repetición y renovación de los ciclos de vida y en la historia humana el eterno retorno de los arquetipos.” 
Anuncios

CATÁLOGO FABRIANO, en el Hall del Ingreso

El viernes 12, a las 18 h, Patricio Escobedo inaugura una nueva muestra, en la que nos presenta su más reciente producción gráfica: sutiles y delicadas piezas realizadas en papel. La  exhibición puede visitarse hasta el 31.07.15.

Patricio Escobedo-002

Hace varios años un amigo me regaló un catálogo de papeles Fabriano. Todo este tiempo pensé en hacer algo con esas hojas.  Me gustan porque además de ser unos papeles muy lindos, llevan impreso en la parte inferior el nombre y algunas especificaciones como el PH, el gramaje, la materia prima, etc. Siempre me gustaron las letras impresas y siempre me gustaron los catálogos, no sabría decir bien por qué, y me parece importante no contestarme ese tipo de preguntas, presiento que son esenciales, así, sin respuesta, para hacer lo que hago. De chico fui coleccionista, de estampillas, paquetes de cigarrillos, latas de cervezas y gaseosas; también conseguía muestrarios de géneros en la sastrería de la vuelta de casa, que guardaba junto a mis demás colecciones. No conservo ninguna; no era un coleccionista serio. Por último, un sacabocados, una perforadora de escritorio que me facilitó círculos de un mismo diámetro y diferentes colores: bocados sobre el Catálogo Fabriano.

Patricio Escobedo, mayo de 2015

Patricio Escobedo (Villa Constitución, Santa Fe, 1967): Diseñador Gráfico, egresado en 1995 de la Escuela Provincial Patricio Escobedo-001de Artes Visuales de Rosario. En el año 2000 realizó las ilustraciones para los cuentos y fábulas infantiles de Silvia Florentino, este trabajo fue expuesto en Almacén de Papeles y Banco Bisel, Rosario, y publicado por la revista Tipográfica Nº 41. Ese mismo año creó Suncho Corral, junto a Andrea Parrondo,  emprendimiento dedicado al diseño de cajas de cuero. Durante 2006 y 2007 participó de El Levante, Taller de Análisis y Confrontación de Obra, Rosario. En 2015 asistió al Taller Unciales, en el estudio de caligrafía Roballos Naab, Buenos Aires. Desde 2004 trabaja en la Escuela Municipal de Artes Pláticas Manuel Musto; en 2015 ingresa como docente del Taller de Dibujo en La Mutual Médica. Es titular de OFARDI, Estudio de Diseño y Arquitectura, creado en Rosario, en 2010, junto a Natalia Sánchez y Germán Baldomá.