EL INCIDENTE SENEFELDER, dentro del ciclo Experiencias de Taller

Basada en el sencillo y fundamental principio de que “el agua y la grasa se repelen”, la litografía surgió en 1798, de la mano de Alois Senefelder. Para este tipo de impresión, se utiliza una piedra caliza pulida sobre la que se dibuja con pincel o lápiz graso. Como proceso de estampado comercial, esta refinada técnica dejó de usarse hace años. Sin embargo, sigue utilizándose como un proceso muy apreciado dentro del mundo de las artes gráficas.

En esta oportunidad, el Taller de Litografía y Offset  nos muestra su producción a través de una  puesta en escena. Un grupo de experiencias litográficas de alumnos del taller realizadas entre 1998 y 2010, conviven con una mesada de trabajo en la que se presentan piedras, rodillos y tintas. No falta, además, un panel didáctico en el que se detalla paso a paso el procedimiento litográfico. Todo esto, en el Hall de Ingreso, desde el 6/9 y hasta el 28/9.

Docente: Hugo Cava.
Autores de las litografías:  Adrián del Grosso / Griselda Gennai / Mabel Rodríguez / Paula Henry / Valeria Cis/ Claudia Gavilán / Héctor Pereyra / María Belén Ibarra
Esta entrada fue publicada en Experiencias de Taller, Litografía y offset. Guarda el enlace permanente.